Les monarquies europees actuals

REALEZA | Relevo real en Holanda

Monarquías europeas, una vieja tradición todavía muy vigente

La reina Beatriz de Holanda el pasado mes de septiembre. | Afp 

Eduardo Álvarez | Madrid

Actualizado domingo 28/04/2013 04:22 horas

La reina Beatriz de Holanda tomó la decisión de abdicar en su hijo primogénito hace más de un año. Pero la decisión no se hizo oficial hasta el pasado mes de enero. Los propios herederos, Guillermo Alejandro y Máxima, reconocían hace unos días en una entrevista televisada que les había costado mucho esfuerzo morderse la lengua durante tantos meses.

Este martes el príncipe Guillermo Alejandro asumirá el trono de los Países Bajos en un momento especialmente dulce para la Casa de Orange-Nassau, puesto que las encuestas indican que Beatriz ha llegado al fin de su reinado con índices de popularidad superiores al 70% y la mayoría de la ciudadanía está satisfecha con que ceda el testigo a la nueva generación.

En los Países Bajos, el monarca, además de jefe del Estado, es la cabeza del poder ejecutivo (es decir, del Gobierno), formado por el soberano y sus ministros y secretarios de Estado. En un país con un sistema multipartidista, suele ser necesario formar coaliciones de varios partidos. Y el rey desempeña casi siempre un papel importante tanto en la ronda previa de contactos con todos los líderes de las formaciones antes de encargar a uno de ellos la tarea de formar Gobierno, como a lo largo de toda la legislatura, por cuanto el monarca ejerce un continuadopapel de mediación que en algunos momentos históricos ha sido crucial para la estabilidad política del país.

Asimismo, la familia real holandesa tiene otras funciones constitucionales, como la de ejercer la más alta función diplomática del país con terceros estados. Los viajes al exterior de todos los miembros de la Corona son numerosos a lo largo del año. Cabe también recordar que, tras la abdicación de su madre, Guillermo Alejandro será jefe de Estado no sólo de Holanda, sino también de las Antillas neerlandesas y deAruba en el Caribe, que son los tres territorios que forman parte de la Corona.

Lo cierto es que casi todas las familias reales que en la actualidad ostentan la jefatura del Estado en Europa (10 en total) gozan de un respaldo muy mayoritario. En parte esto es debido a que reinan en algunas de las naciones más prósperas del Viejo Continente y en algunos casos su papel es clave para mantener la cohesión social y política. La excepción, desde hace algunos meses, es la monarquía española, que ha pasado de contar con índices de aprobación cercanos al 70% a haber obtenido en los últimos sondeos su primer suspenso desde la instauración de la democracia. Hacemos un repaso a la situación de las casas reinantes en Europa:

Isabel II | ReutersIsabel II | Reuters

Reino Unido

Es, sin duda, el país más monárquico del Viejo Continente. Casi se podría decir que el sistema está grabado en el ADN de los ciudadanos británicos, cuya inmensa mayoría no concibe que su país fuera una república en vez del reino con más pedigrí del mundo. La familia real está omnipresente en la vida pública de los ingleses, a pesar de que las funciones políticas del soberano son muy limitadas.

Sin embargo, el hecho de que Isabel II sea no sólo la jefa de Estado del Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte, sino también de otros 14 estados del antiguo Imperio, entre ellos algunos tan importantes como Canadá, Australia o Nueva Zelanda, así como la jefa de la Commonwealth y cabeza de la Iglesia Anglicana, le confiere una dimensión institucional global de la que carece el resto de familias reales del planeta.

La última encuesta sobre la monarquía británica fue un regalo para los Windsor: el 69% declaraba que el país saldría perdiendo si desapareciera la Corona.

La familia Windsor ha sobrevivido a toda clase de escándalos, siendo el más grave el divorcio entre el príncipe Carlos y Lady Di. Pero la personalidad de Isabel II y el respeto general que concita le han permitido superar toda clase de situaciones adversas con nota alta. De hecho, lacelebración en 2012 del Jubileo de Diamante (los 60 años en el trono de la reina) fue una explosión de patriotismo británico y de devoción popular por su soberana como hacía décadas que no se veía.

La última encuesta sobre la monarquía británica realizada en Reino Unido fue un regalo para los Windsor: el 69% de los ciudadanos declaraba que, en su opinión, el país saldría perdiendo si desapareciera la Corona.

Aunque Isabel II parece contar con una salud de hierro, el pasado domingo cumplió 87 años y de vez en cuando se reabre en su país el debate sobre una posible abdicación. Nadie contempla en serio que lo haga antes de tres años, cuando la monarca batiría el récord y se convertiría en la soberana con un reinado más largo en la historia del país. Con todo, las encuestas no se ponen de acuerdo sobre la preferencia mayoritaria de los británicos acerca de quien debiera sustituirla en el trono: si el heredero, su hijo Carlos, o si su nieto, el príncipe Guillermo, que en breve se convertirá en padre primerizo. Lo cierto es que en una monarquía tan tradicional como la inglesa, es muy improbable que Carlos cediera la corona a su hijo, aunque se la tenga que poner en una edad más propia de la jubilación que de iniciar un reinado.

Noruega

El rey Harald, además de jefe de Estado, ocupa la jefatura de la Iglesia evangélica luterana noruega. En este moderno país, la Corona está más que asentada. Según la última encuesta de 2012, el 93% de los noruegos se sintió satisfecho con el trabajo realizado por los miembros de su familia real.

Los más populares son el propio monarca y el príncipe heredero, Haakon. La salud del rey es precaria desde hace años. Y, de hecho, su sucesor ha tenido que sustituirle y asumir la regencia en varias ocasiones, durante algunas intervenciones quirúrgicas a las que ha sido sometido el rey. Todo está perfectamente contemplado en la legislación del país y a nadie sorprendería que a mucho no tardar se produjera una abdicación, sin ningún tipo de trauma.

Suecia

La familia real de este país nórdico también se ha visto golpeada por los escándalos protagonizados por el propio rey Carlos Gustavo XVI, que le han hecho perder parte de su popularidad en los últimos años. Sin embargo, en las encuestas suele mantenerse un respaldo del 70% de la población a la institución monárquica. Es prácticamente el mismo porcentaje que manifiesta desde hace tres años su preferencia por que el rey abdique en su hija, la princesa Victoria de Suecia, el personaje más popular de la familia.

Este 2013 es muy importante para la Casa Bernadotte, porque en junio se casa la hija pequeña, la princesa Magdalena, en un enlace que volverá a reunir en Estocolmo a miembros de toda la realeza europea. Y, además, porque se celebran los 40 años en el trono de Carlos Gustavo. Nadie espera, por tanto, que durante este año se produjera una abdicación, que, sin embargo, empezará a sonar con fuerza a partir de 2014. Eso sí, el rey ya ha dejado claro en varias entrevistas que un monarca sólo deja de serlo cuando muere.

El Príncipe Felipe y el Rey durante la Fiesta Nacional. | J. BarbanchoEl Príncipe Felipe y el Rey durante la Fiesta Nacional. | J. Barbancho

España

La familia real española vive su peor pesadilla desde la reinstauración de la Monarquía en 1975. Don Juan Carlos ha visto cómo el prestigio de la Corona, que siempre ha contado con índices de popularidad superiores al 70%, ha caído en picado por toda clase de escándalos: la imputación por corrupción de Iñaki Urdangarin y la Infanta Cristina, la cacería de elefantes en Bostuana, las comisiones de la amiga entrañable Corinna, y tantas otras…

En la encuesta publicada por EL MUNDO en enero, el 53% de los españoles declaraba que prefería que la monarquía parlamentaria siguiera siendo la forma de gobierno en nuestro país, una cifra muy inferior a las de años anteriores. Y en sondeos recientes publicados por varios medios de comunicación, el Rey ha obtenido sus primeros suspensos desde que es jefe de Estado. Está por ver si la situación se puede revertir, y hay voces que piden su abdicación en el heredero, el príncipe Felipe, como forma de tratar de recuperar el prestigio para la institución.

Dinamarca

Margarita de Dinamarca | EfeMargarita de Dinamarca | Efe

La Corte danesa es, junto con la británica, la más pomposa de Europa. La tradición es seña de identidad dela familia real más antigua del Viejo Continente, que reina de forma ininterrumpida desde hace más de 1.000 años. Y podría seguir en el trono otros 1.000, a tenor de las encuestas. El 77% de los daneses se declara monárquico; sólo el 16% declara que preferiría vivir en una república.

Margarita de Dinamarca celebró el año pasado el 40º de su reinado. Durante meses se sucedieron las celebraciones en todos los rincones del país, incluida Groenlandia, territorio autónomo que depende de la Corona. Aunque los herederos Federico y Mary gozan de una alta popularidad, nadie habla en el reino de abdicación. Al menos de momento, ya que la soberana tiene una salud envidiable.

Bélgica

No es fácil ser rey de uno de los países más artificiales de Europa. De hecho, no es del todo falso el viejo tópico de que la Corona es uno de los pocos símbolos comunes de todos los belgas. La división entre valones y flamencos tiene su correlato político y las dificultades para formar Gobierno en el país son enormes. De hecho, el papel que desempeña el monarca en el engranaje político institucional es clave.

El año pasado, Alberto II fue declarado Belga del Año. Se ganó a pulso el título, por sus esfuerzos para muñir un Gobierno de concentración tras más de 500 días sin Ejecutivo. La Constitución federal atribuyeimportantes poderes al monarca. Y no es extraño que, en un país siempre al borde de la ruptura, la mayoría de los ciudadanos prefiera que Bélgica siga contando con una monarquía.

Probablemente, no habrá república belga, porque la desaparición de la monarquía y de la existencia del propio país podrían ir unidas, de producirse algún día. Se especula con que Alberto II estaría decidido a abdicar en su hijo mayor, el príncipe Felipe. Incluso la prensa ha publicado varias fechas. De ser ciertos los rumores, también lo sería que tuvo que posponer su decisión por la grave crisis política vivida en el país en el último lustro.

Luxemburgo

Con una de las rentas pér capita más altas del mundo, el gran ducado centroeuropeo es sinónimo de estabilidad, también en lo político. Nadie se plantea la sustitución de su familia real, a pesar de que su encaje institucional no siempre ha sido sencillo. El actual soberano, el gran duque Enrique, protagonizó un gran escándalo en 2008 cuando se negó a sancionar la ley de eutanasia aprobada por el Parlamento. Aludió a razones de conciencia, ya que el monarca es católico declarado. Al final, la crisis se solucionó con un cambio de la Constitución, que rebajó los poderes políticos del gran duque, quien desde entonces, promulga pero no sanciona las leyes.

Alberto de Mónaco. | EfeAlberto de Mónaco. | Efe

A finales de 2012, el pequeño país vivió la boda de cuento del príncipe heredero, Guillermo, con una joven aristócrata belga de rancio abolengo. Se rompía así la tradición de los jóvenes herederos europeos de casarse con plebeyos. El gran duque reinante es un hombre joven todavía, por lo que el verbo abdicar no se conjuga. Aunque él mismo llegó al trono tras la abdicación del gran duque Juan, quien decidió retirarse cuando empezaron a fallarle las fuerzas físicas. En la actualidad, el anciano ex soberano padece Alzheimer.

Mónaco

El principado más glamouroso del mundo es, en realidad, el hogar de su real familia. Los Grimaldi hacen y deshacen a su antojo en este próspero enclave mediterráneo. Tras la muerte de Rainiero, asumió la jefatura del Estado el príncipe Alberto, quien está obsesionado con cambiar la imagen del país. Primero logró que la OCDE lo sacara de la lista de paraísos fiscales. Y después inició una campaña de marketing y relaciones públicas internacionales que le han llevado a establecer alianzas diplomáticas con los principales países del mundo, lo que contrasta con el diminuto tamaño del principado.

La boda de Alberto con Charlene Wittstock fue uno de los grandes acontecimientos sociales planetarios de 2011. Pero los habitantes del principado están intranquilos porque no ha llegado aún un heredero. Lo cierto es que conforme pasa el tiempo el asunto se agrava, ya que si la ex nadadora sudafricana no se quedara encinta, a Alberto le sucedería su sobrino Andrea, hijo de la princesa Carolina, quien hasta la fecha no ha dado síntomas de estar interesado por la alta política.

Liechtenstein

El pequeño país de Centroeuropa, atrapado entre Austria y Suiza, está gobernado por la última ‘familia real feudal’ de Europa. Aunque se trata de una monarquía constitucional, como todas las del Viejo Continente, lo cierto es que los poderes de su soberano son prácticamente ilimitados, hasta el punto de que tiene pleno derecho de veto de las leyes, puede cambiar a los miembros del Gobierno y hasta revocar en determinados casos a los magistrados.

Pero la inmensa mayoría de los súbditos está encantada con su familia principesca, que les ofrece seguridad, tranquilidad y una de las mayores rentas de Europa. En 2012, un grupo ciudadano tuvo la osadía de convocar un referéndum con la intención de recortar los poderes de su monarca. La consulta se acabó realizando. Pero el resultado fue un rotundo respaldo a los príncipes, que habían amenazado con quitarse la corona y abandonar el país si les recortaban cualquiera de sus prerrogativas regias. Hans-Adam II sigue siendo el jefe de Estado, aunque hace ya varios años decidió traspasar la mayoría de sus poderes a su hijo, el príncipe heredero Alois, quien ejerce de facto como gobernante. Un caso de abdicación intermedia tan curioso como el sistema del país.

Font

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s